La velocidad del fuego

la velocitat del foc
La velocidad del fuego

Durante la semana de Sant Jordi un grupo de forjadores, artesanos del fuego, artistas del hierro, se reunen en la Plaza Pyeire de Mandiargues de Barcelona. Son las jornadas artísticas, científicas y técnicas organizadas por la Asociación de Forjadores de Cataluña i Tallerdeforja.net: Forja Viva. Este año ha sido la segunda edición.

El año pasado paseando por el Raval me los encontré por casualidad. Y a pesar de que llevaba la cámara de fotos compacta (la cual casi siempre llevo encima) e hice algunas fotos no quedé nada satisfecho de lo que hice, y las mantengo guardaditas, mejor que no salgan a la luz. Pero este año me preparé un poco. Los forjadores trabajan detrás de un espacio vallado, por lo que se hace necesario llevar un tele potente para conseguir fotos de cerca. Aparte tengo preferencia de fotografiar con tele, así consigo aislar el tema que me interesa del entorno, y crear planos de profundidad. En este caso lo que quería era tener el fuego o el forjador en primer término y todo lo de detrás desenfocado.

Pero el dilema que tenía era, ¿a qué velocidad expongo el fuego? Con la cámara compacta tiré a velocidades bajas, sabía que el fuego fotografiado a velocidades lentas aparece como un vendaval de llamas. Pero en esas fotos el pequeño fuego de las forjas sólo salía como un estornudo de fuego, nada interesante. Al final de aquella sesión me convencí de que no conseguiría nada del fuego, y justo antes de marchar hice unas fotos de pruebas a velocidades altas, y entonces me salió toda la personalidad del fuego, el corazón flamígero del dragón, pero ya era demasiado tarde, yo me tenía que marchar y los forjadores ya iban acabando. Triste final, pero aprendí una lección, el fuego que a mí me interesaba era el fuego congelado. El fuego a alta velocidad es mercurial, escultural, seductor, hipnotizador, con lenguas draconianas bien definidas, y aquel fuego de forja me marcó en el cerebro como quería ser retratado. Sólo tenía que esperar a encontrármelo otra vez.

Y he aquí que un año pasó.

Aprendí la lección del fuego, cuál es su velocidad, la cual es muy alta, cuando más alta mejor. Mi teleobjetivo como es uno de los antiguos de fotografía química (no entiendo que se le diga analógico en contraposición a digital), del formato clásico de 35mm., consigo que el 300 se convierta en un 450mm. pero pierdo mucha luz, por lo tanto a pesar de hacer fotos a pleno mediodía y conseguir velocidades altas de exposición, aparte de tener un diafragma muy abierto (no abierto del todo ya que salen demasiadas aberraciones) tuve que poner el ISO a 200.

No os digo cuál es la velocidad del fuego, este es un secreto entre el fuego y tú, y seguro que a cada uno el fuego le dirá una cifra diferente. Busca un fuego y empieza a hacerle fotos, él mismo te dirá a qué velocidad quiere ser atrapado. Y entonces en parte serás como los forjadores, los cuales son aquellos hombres y mujeres que intentan atrapar el fuego con formas de hierro, pero ellos quieren doblar su voluntad con la fuerza, la precisión y mucha sensibilidad.

El fuego y el forjador todo un tema para fotografiar.
Associació de forjadors

Tallerdeforja.net

[nggallery id=4]

1 Comment

  1. Me ha gustado mucho tu post, ya tienes una fans mas, felicidades

Deja un comentario